Expertos diseñan con tecnología un mini laboratorio que se puede adherir a la piel.

El novedoso invento de los expertos de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (EPFL) en Suiza, permitiría poner fin al hecho de desplazarse hasta un hospital para realizarse los exámenes de control.
Un equipo de investigadores revelo hace poco, un pequeño artefacto electrónico que se puede instaurar debajo de la piel y funcionar como un laboratorio portátil, analizando la sangre y por ende sustancias en el cuerpo.

Expertos diseñan con tecnología un mini laboratorio que se puede adherir a la piel.

Expertos diseñan con tecnología un mini laboratorio que se puede adherir a la piel.


Las cifras obtenidas de este se pasan a través de Bluetooth y  redes de telefonía móvil al exterior.
Para los expertos, el artefacto logra identificar hasta cinco proteínas y ácidos orgánicos a la vez, y posteriormente pasarlos directamente a la computadora del médico.
«Este método permitirá un cuidado más personalizado que los que pueden proporcionar los análisis de sangre convencionales», señalaron sus desarrolladores mediante un comunicado.
El objetivo es lograr controlar mejor la evolución de los pacientes, especialmente aquellos que padecen enfermedades crónicas o los que están siendo tratados con quimioterapia.
Sin embargo, este prototipo aún está en su etapa experimental, los expertos afirman que ya ha demostrado ser confiable a la hora de rastrear sustancias que permitan identificar algunas enfermedades.
«Detecta cualquier cosa»
El implante fue creado por Giovanni de Micheli y Sandro Carrara de la EPFL. Posee un volumen de cinco milímetros cúbicos y consta de cinco sensores, radiotransmisor y un sistema de suministro de energía.
Un parche-batería de 1/10 vatios localizado fuera del cuerpo le genera energía mediante la piel del paciente, para no tener que someterlo a cirugía cada vez que se requiere cambiarla.
Para traspasar la información, el implante genera ondas radiales a una frecuencia segura, posteriormente el parche exterior recoge las cifras y las transmite por Bluetooth a un teléfono celular, que luego los envía al computador del doctor.
Referente a los sensores, para capturar las sustancias del cuerpo, posee una cobertura de enzimas.
«Podemos detectar cualquier cosa», señaló De Micheli, «pero las enzimas tienen una vida limitada y tenemos que diseñarlas para que duren lo máximo posible».
«Las enzimas que están siendo probadas funcionan bien por un mes y medio; esto es bastante tiempo para muchas aplicaciones», afirmó, «además, el implante es muy fácil de quitar y poner, ya que es muy pequeño».
Pacientes con cáncer
Según expresaron,  este tipo de implante puede llegar a ser bastante útil en pacientes que están realizando quimioterapias, debido a que los oncólogos deben hacer ordenar análisis de sangre para analizar la tolerancia a ese tratamiento.
Actualmente es complejo proporcionar al paciente la dosis correcta, por lo que De Micheli considera que el implante solucionaría esta falencia y así emplear un tratamiento más efectivo, según las necesidades de cada paciente.
«Permitirá un control directo y continuo no basado en franjas de edad o análisis de sangre semanales».
Este artefacto ya fue probado para detectar cinco sustancias distintas y para su fabricación hicieron parte expertos en electrónica, en computación, doctores y biólogos del EPFL, el Instituto di Ricerca di Bellinzona, el Instituto Federal de Investigación para la Ciencia de los Materiales y la Tecnología (EMPA) y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.
Fuente: BBC MUNDO
Elaborado por: Natalia Bernal.


Compartir