Cómo impedir que la navidad genere depresión.

¿A qué se debe que muchas personas, en ocasiones sin algún motivo, tiendan a deprimirse en tiempo decembrino?
Para explicar este suceso, el psiquiatra Wadalberto Rodríguez señala que durante esta época se manifiestan, en ocasiones de manera  no consciente, emociones que pueden estar reprimidas en nuestro interior. «Por ser un momento representativo del nacimiento de quien vino a salvarnos, también (y por contraste) hace que afloren sentimientos escondidos relacionados con pérdidas del pasado que pueden ser de cualquier tipo».

Muchas personas sienten depresión en estas festividades navideñas al no tener con quién compartir en esta época del año.

Muchas personas sienten depresión en estas festividades navideñas al no tener con quién compartir en esta época del año.


Rodríguez señala que es tan fuerte la movilización emocional que genera la Navidad que surgen frecuentes recaídas de pacientes con todo tipo de enfermedades mentales.
Aunque ¿se puede evitar la tristeza? «Si es de tipo emocional pueden ponerse en práctica diversas estrategias de carácter deportivo, competitivo, social y familiar para aliviar esa sensación que induce la época de la Navidad», asegura el profesional de la conducta humana.
Ahora bien, en cuanto a una tristeza patológica ocasionada por una enfermedad depresiva, la mejor decisión es acudir a un psiquiatra.
Personas se deprimen y recurren al suicidio en medio de festividades navideñas.

Personas se deprimen y recurren al suicidio en medio de festividades navideñas.


No obstante, el mismo psiquiatra Wadalberto Rodríguez brinda las siguientes estrategias que ayudarían a sobrellevar la situación de bajas emocionales:
1. Encuentros con amigos y familiares.
2. Permitir que el espíritu festivo alumbre.
3. Desarrollar reuniones, fiestas y encuentros que no sean con un fin específico, simplemente por el placer de estar con personas que uno aprecia.
4. Muchas personas sienten gran placer en cumplir con los ritos religiosos (cualquiera al que pertenezca, sea practicante frecuente o no).
5. Desarrollar o asistir a actividades sociales comunitarias fiestas, reuniones, encuentros.
6. A mucha gente le gusta cumplir con ciertas actividades que para algunos resultan cursis y sin sentido, como por ejemplo limpiar la casa, pasear maletas, comer uvas del tiempo y hasta escuchar el tema Faltan cinco pa’ las doce.
«Lo verdaderamente importante de la Navidad es permitirse traspasar las barreras de convencionalismos sociales que nos impiden, en otras épocas del año, acercarnos afectivamente, de forma sincera a los seres humanos que nos rodean. Esa creo que es la verdadera magia de la Navidad».
Fuente: EL SIGLO
Elaborado por: Natalia Bernal.


Compartir