La ciencia estipula los secretos de la hipnosis.

Una investigación ha determinado que los cerebros de aquellos que no pueden ser hipnotizadas son diferentes a los de quienes caen fácilmente en trance. Los expertos emplearon IRM para analizar la actividad de tres redes diferentes  del cerebro en doce personas que se hipnotizaban fácilmente y en 12 que no. Las redes cerebrales fueron la red neuronal, que se usa en los casos que el cerebro está descansando, la red de control ejecutivo, que se utiliza a la hora de tomar decisiones; y la red de prominencia, que se emplea cuando se decide que cosa es más importante que otra.

La ciencia estipula los secretos de la hipnosis.

La ciencia estipula los secretos de la hipnosis.


Los escáneres cerebrales señalaron que ambos grupos tenían actividad en la red neuronal por defecto, pero las personas que se hipnotizaban con facilidad tenían una mayor activación relacionada entre partes de la red de control ejecutivo y la red de prominencia, descubrieron los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Esta investigación fue revelada en la edición de octubre de la revista Archives of General Psychiatry.
La hipnosis, evidencia utilidad en cuanto al control cerebral de la sensación y la conducta, se puede usar para ayudar a mitigar el dolor, las fobias, el estrés y la ansiedad, así lo expresaron los autores de la investigación a través de un comunicado de prensa de la Stanford. «Nunca ha habido una característica cerebral para la hipnosis, y estamos a punto de identificar una», señaló en el comunicado de prensa el autor principal del estudio, el Dr. David Spiegel, profesor de psiquiatría y ciencias conductuales.
Tal descubrimiento puede generar conocimiento acerca de la manera en que la hipnosis funciona, y acerca de cómo se puede usar con la mayor eficacia para tratar a los pacientes, dijo Spiegel. También explicó que aproximadamente el 25 por ciento de los pacientes que atienden no pueden ser hipnotizados. «Tiene que suceder algo en el cerebro», finalizó Spiegel.
Fuente: MEDLINE PLUS
Elaborado por: Natalia Bernal.


Compartir