Brasil busca proteger 15 millones de crías de tortugas.

En Brasil los protectores de tortugas marinas enfrentan desde el mes pasado un nuevo reto, lograr proteger 15 millones de crías de las garras de los predadores, para de esta forma enviarlas al mar.
Así lo espera el Centro Nacional de Pesquisa y Conservación de Tortugas Marinas (Tamar), institución que desde su fundación a protegido alrededor de 13.7 millones de crías y que busca enviar al mar otros 1.5 millones en la temporada de desove que inició en septiembre y terminará en marzo del próximo año.

Brasil busca proteger 15 millones de crías de tortugas.

Brasil busca proteger 15 millones de crías de tortugas.


«Si mantenemos el promedio de las últimas temporadas (1.2 millones de crías protegidas), podremos celebrar esa meta ambiciosa y al mismo tiempo esperanzadora para las cinco especies de tortugas marinas que visitan Brasil, todas amenazadas de extinción», le explicó a Efe el oceanógrafo Guy Marcovaldi, director del centro Tamar.
Lograr el objetivo no es una labor fácil ya que exige estar pendiente de miles de hembras, quienes se encargan de regresar todos los años con exactitud a la playa de donde provienen para allí cavar un nido para poner los huevos, los cuales cubren posteriormente con arena.
De igual forma, es necesario marcar con placas los nidos esparcidos a lo largo de 900 kilómetros de playas del litoral brasileño para de esta forma la gente evite pisotearlos o destruirlos por accidente, también se emplea protección para evitar que animales y predadores los ataquen, y crear conciencia en los pescadores, bañistas y turistas acerca de la importancia de recuperar las poblaciones de tortugas.
Por otro lado estos protectores deben estar atentos de las fechas en las cuales los huevos salen de su caparazón para que las puedan dirigir hacia el mar, en este proceso es importante explicarle a los hoteleros que no deben encender las luces porque eso hace que las crías se desubiquen y sean condenadas a muerte por deshidratación.
«Una de nuestras principales conquistas fue la aprobación de las normas que prohíben el uso de luces artificiales y el paso de vehículos en las playas en que se reproducen las tortugas», señaló Marcovaldi en la base del Tamar en Praia do Forte, a unos 100 kilómetros de Salvador, capital del estado de Bahía (nordeste).
La región de Praia do Forte, una antigua villa de pescadores modificada en centro turístico, alberga el mayor número de nidos de Brasil.
La iniciativa a su vez ha permitido impulsar normas que prohíban la caza de tortugas, la retirada de huevos de los nidos y el uso de los caparazones en artesanías.
Para esta dispendiosa y difícil tarea, los activistas de Tamar cuentan con la ayuda de un centenar de pescadores, algunos de los cuales anteriormente realizaban saqueos de nidos e inclusive a la caza de estos animales para posteriormente venderlos en restaurantes que los ofrecían como manjar exótico.
En la actualidad estos pescadores obtienen un subsidio por cuidar todos los días un pedazo de playa, del que cada uno es responsable de buscar los nidos de estos animales.
Todo ese esfuerzo ha generado que en la temporada del año pasado, el centro Tamar permitiera proteger 18 mil 517 nidos y poner en el mar 1.4 millones de crías, pero sólo una de cada mil alcanza la vida adulta reproductiva.
Tamar, una institución financiada por la petrolera estatal Petrobras y asociada al Ministerio de Medio Ambiente, ha permitido marcar mil 500 hembras en proceso reproductivo.
La propuesta Tamar está ubicada en 16 bases en los estados de Sergipe, Bahía, Río Grande do Norte, Espíritu Santo y Río de Janeiro, que para esta oportunidad también lograrán el listón de los 15 millones de visitantes.
Entre los logros más importantes de la temporada anterior está el aumento del número de desoves de las tortugas de laúd (Dermochelys coriacea), cuyo número de nidos pasó de 16 en 2011 a 97 en 2012. Esta es la mayor tortuga marina del planeta, la cual puede medir hasta dos metros, y una de las especies más amenazadas de extinción.
También resalto el alza en un 20 por ciento del número de nidos de la tortuga olivácea (Lepidochelys olivacea), que pasó de seis mil 621 a siete mil 994 en un año.
Fuente: EL INFORMADOR
Elaborado por: Natalia Bernal.


Compartir