Un estudio señala que ingerir antibióticos desde niños puede causar enfermedades del intestino.

Entre más temprana edad empiezan a ingerir antibiótico los niños y mayor dosificación, más grande es el riesgo que se tiene de desarrollar  enfermedades inflamatorias intestinales, denominadas enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, determinaron expertos.

Un estudio señala que ingerir antibióticos desde niños puede causar enfermedades del intestino.

Un estudio señala que ingerir antibióticos desde niños puede causar enfermedades del intestino.


«Parece haber un efecto de ‘respuesta a la dosis'», explicó el Dr. Matt Kronman, profesor asistente de enfermedades infecciosas pediátricas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en Seattle. «Mientras más antibióticos tomaban los niños, más aumentaba su riesgo».
Investigaciones previas habían determinado que hay un vínculo entre la enfermedad intestinal y el uso de antibióticos, aunque en su mayoría esos estudios tenían limitaciones.
El nuevo estudio, revelado en la edición en línea del 24 de septiembre de la revista Pediatrics, evidenció cifras de más de un millón de niños con una edad máxima de 17 años en casi 500 consultorios de salud que participaban en una red de salud de Reino Unido. Se mantuvo en observación a esto chicos por un periodo de dos o más años entre 1994 y 2009.
Los expertos determinaron que 64 por ciento de los niños habían consumido algún tipo de antibiótico mínimo una vez, y aproximadamente el 58 por ciento habían ingerido antibióticos antianaerobios, que conducen a bacterias que no requieren del oxígeno para desarrollarse. Entre los antibióticos antianaerobios más comunes están: la penicilina, la amoxicilina, las tetraciclinas, el metronidazol, la cefoxitina y otros.
Durante el tiempo de observación, alrededor de 750 niños desarrollaron enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Entre los síntomas más comunes asociado a estas enfermedades y presentados de por vida se encuentran, dolor abdominal, diarrea y pérdida de peso. El riesgo fue mayor más de cinco veces más en aquellos bebés que habían ingerido los medicamentos antes de cumplir un año de edad, a diferencia de los bebés que no recibieron antibióticos, aunque el riesgo disminuyó notablemente con la edad.
Pero se evidencio un alza de 84 por ciento en el riesgo de desarrollar enfermedades intestinales entre los que ingirieron antibióticos, el riesgo del mundo real sigue siendo muy bajo, señaló Kronman. Además, aunque el estudio encontró una asociación, no determinó una relación causal, de está forma los padres no deberían negar la medicación necesaria a sus hijos con base a estos resultados, resaltaron los investigadores.
En Estados Unidos, cada año se producen aproximadamente 49 millones de formulas médicas con antibióticos pediátricos, y aproximadamente el 50 por ciento de estas la mitad de ellas son de penicilina, según la información que respaldó el estudio. Los autores señalaron que esas recetas se relacionan con 1,700 casos adicionales de enfermedad del intestino irritable por año.
Como es bien sabido los antibióticos modifican el habita bacteriano normal en los intestinos, y Kronman sugiere eso puede ocasionar la inflamación. Las enfermedades intestinales se caracterizan por inflamación crónica de los intestinos.
«Nuestro estudio confiere credibilidad a esa hipótesis», señaló. Aunque los investigadores expresaron que todavía hay muchos interrogantes.
Kronman sospecha que los antibióticos antianaerobios generan un alza en el riesgo. «La gran mayoría de bacterias de los intestinos son antianaerobios», explicó.
No obstante, no encontraron una asociación entre la tetraciclina, un antibiótico antianaerobio, y la enfermedad intestinal.
Kronman aseguró que el aprendizaje no es evitar usar el antibiótico en los niños a cualquier precio, sino usarlos cuando en realidad sean necesarios. «Cuando se necesitan, son esenciales», dijo.
Los padres pueden sentirse libres de preguntarle al médico que receta un antibiótico si sus hijos lo necesitan realmente para ese momento, agregó Kronman.
Fuente: Medline Plus
elaborado por: Natalia Bernal.


Compartir