Las orcas viven más a favor de sus hijos.

Un estudio determinó que las orcas alargan sus años de vida para proteger a sus crias. Las hembras tienen sus hijos aproximadamente a los treinta años, aunque pueden prolongar su vida cincuenta años más después de dar a luz.
Expertos de la Universidad de Exeter en Inglaterra estudiaron cifras recolectadas por un amplio periodo de tiempo para determinar los posibles argumentos por los cuales esta fase no reproductiva pasa en este tipo de animal marino.

Las Orcas Disfutan jugar y compartir con sus hijos como una verdadera familia.

Las Orcas Disfutan jugar y compartir con sus hijos como una verdadera familia.


Misterio de la naturaleza.
Hallaron que la presencia de las madres asegura una mayor sobrevivencia de sus hijos en edad adulta hasta la etapa reproductiva.
El doctor Darren Croft de la Universidad de Exeter, quien lideró la investigación, señaló que “la prolongación de la vida después de la menopausia sigue siendo uno de los más grandes misterios de la naturaleza”.
En el caso de las ballenas asesinas, también denominas orcas, este tema genera gran interés, pues después de la humanidad esta es una de las especies que tiene uno de los periodos más largos de existencia pos reproductiva en el planeta.


Ayuda importante.
Muchas especies tienen que sobrevivir por sus propias fuerzas cuando son adultos. En pocos casos la madre sigue preocupándose por el bienestar de sus hijos adultos, como ejemplo está los elefantes y los chimpancés.
En el caso de las orcas, los jóvenes nunca abandonan a las madres están siempre juntos en un solo grupo. “Con esta asociación, las madres más viejas tienen la oportunidad de incrementar la transmisión de genes a sus hijos, y lo logran ayudando a sus crías adultas a sobrevivir y reproducirse”, explicó Croft.
Las orcas viven más a favor de sus hijos.

Las orcas viven más a favor de sus hijos.


Investigaciones han determinado que la decisión de las orcas por vivir más años puede estar asociada a a la protección de sus hijos, viendo esta labor como una de las más grandes de su vida.
Croft señala que las madres deben “concentrar sus esfuerzos en los hijos machos” para de esta forma poseer una mayor oportunidad de esparcir sus genes con solo una pequeña carga adicional.
Consentidos.
Para demostrar esta idea, el grupo de colegas de la Universidad de York, estudiaron 36 años de datos de orcas para determinar patrones de nacimiento y muerte en aproximadamente 500 animales marinos en EE.UU y Canadá.
“Nuestro estudio muestra que, para un macho que se encuentra sobre los 30 años, la muerte de su madre tiene un impacto tal que aumenta 14 veces su probabilidad de morir en el año siguiente”, señaló Croft.
A diferencia de las hembras, donde las probabilidades de muerte son solo 3 veces más cuando la edad llega a los 30 años. Para las que son más jóvenes la probabilidad no cambia. Expertos señalan esta evidencia como un “emocionante progreso” en el camino para determinar por qué algunas especies viven por tanto tiempo después de lograr sus años reproductivos.
No obstante, el cuestionamiento referente a  cómo las madres se preocupan por sus hijos adultos aún no tiene respuesta.  “Nosotros simplemente no sabemos cómo las madres incrementan la probabilidad de supervivencia en las crías masculinas”, agregó Croft.
“Observaciones anecdóticas sugieren que las madres quizás ayudan a sus hijos adultos proporcionando apoyo durante interacciones agresivas”.
Fuente: NOTICIAS MÁS VERDE DIGITAL.
Elaborado por: Natalia Bernal.


Compartir