La población tiene cada vez menos conciencia acerca de la destrucción de la capa de ozono.

Pasados 25 años de la firma del Protocolo de Montreal acerca de protección de la capa de ozono, vital para sobrevivir, la población fue importante para su redacción, «está menos concienciada» por las consecuencias dañinas que puede ocasionar al contemplarlo como una problemática resuelta en la actualidad.

La población tiene cada vez menos conciencia acerca de la destrucción de la capa de ozono.

La población tiene cada vez menos conciencia acerca de la destrucción de la capa de ozono.


Mostrar interés por temas relacionados a la capa de ozono es cada vez menor, años atrás fue foco de atención mediática y política, aunque eso ya no es noticia, así le señaló a Efe verde el investigador de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Alberto Redondas, en la jornada de conmemoración del Día Internacional de la protección de la capa de ozono.
Según Redondas, el Protocolo de Montreal funcionó en su época, permitiendo que las emisiones de gases disminuyeran, aunque la problemática sigue latente y un ejemplo claro de ello es el agujero en la capa de ozono que afecta actualmente a la Antártida.
«Se tiene constancia de este agujero -reducción de grosor- desde la década de los años 80 y aunque en cuanto a tamaño se encuentra dentro de la media de los últimos años, lamentablemente ya no es noticia».
Otro aspecto que hay que tener presente, según Redonda, es el agujero en la capa de ozono que se descubrió en el Ártico la primavera pasada, hacía más de 10 años que no aparecía, y afectó a zonas de Europa y Norteamérica.
El experto señala que uno de los efectos de la destrucción de la capa de ozono es la la concentración de los compuestos clorofluorocarbonados (CFCs), productos químicosempleado desde hace varios siglos en compuestos de aerosoles y refrigerantes utilizados para la fabricación de diversas maquinas.
«Los CFCs tienen una vida muy larga, no se puede empezar a hablar de su recuperación hasta dentro de 20 ó 30 años».
No obstante, esto se ha matizado en radiaciones ultravioleta, los científicos tienen otra problemática agregada: el cambio climático asociado con la dinámica atmosférica.
«Los modelos de investigación prevén que como consecuencia del cambio climático haya mucho mas ozono del que había antes en latitudes medias y menos ozono en latitudes tropicales».
En este sentido, España se encuentra dentro de latitudes medias, se busca que para los próximos años haya más ozono del que había de forma natural antes de la década de los 80.
La capa de ozono sirve de herramienta de protección de la tierra en contra de las dañinas radiaciones ultravioleta B que emite el sol, es decir que funciona como un filtro, y si hay un exceso de estas irradiaciones puede provocar enfermedades diversas de cáncer.
Sin embargo, Redondas resaltó que la se necesita de la radiación ultravioleta para la producción de vitamina D, importante para el hombre.
Por lo general el ozono está en la zona superior de la atmósfera, entre 10 y 40 Km. sobre la superficie terrestre, en la estratosfera y posee alrededor del 90% de todo el ozono en la atmósfera.
El 16 de septiembre de 1987, se firmó el Protocolo de Montreal y en 1998, en concordancia con os logros alcanzados gracias a este acuerdo, la Asamblea General de las naciones Unidas declaró dicha fecha como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono.
Con el lema «Proteger nuestra atmósfera para las generaciones venideras», 2012 denota una relevancia del Protocolo de Montreal ya que se conmemora el 25º aniversario de su creación y del movimiento social que impulsó el abandono de los CFC por parte de las industrias, ante la presión de los consumidores.
A través de la página web de la ONU, el secretario general, Ban Ki Moon, felicitó a los que hicieron posible el Protocolo de Montreal un «ejemplo extraordinario de cooperación internacional» además le hizo un llamado de atención a los gobiernos y a los asociados para que enfrenten con el mismo espíritu los problemas ambientales y de desarrollo de la actualidad.
Fuente: EFE VERDE
Elaborado por: Natalia Bernal.


Compartir