Pacientes con parálisis pueden controlar robot con el pensamiento.

Una señora que había sufrido un infarto hace más de 15 años, logró mover  mediante su cerebro un brazo robótico para tomar café de una botella.
«Después de años de iniciada la parálisis, encontramos que todavía era posible registrar las señales del cerebro que transmiten información multidimensional acerca del movimiento, y que se puede usar esas señales para mover un objeto externo», explicó Leigh Hochberg, de la Universidad Brown en Providence (Rhode Island), donde se encabeza el proyecto.

Adicionalmente añadió «Éste es un paso clave e importante en el desarrollo de una tecnología que restablezca la comunicación o la movilidad para personas que no han podido mover sus brazos o piernas»
Según los investigadores el experimento es la primera demostración de una prótesis que puede ser controlada mediante el cerebro, en donde un brazo o mano se pueden levantar para sostener e inclusive alzar un objeto.
En este sentido, los investigadores comentan que en los últimos dos años otros pacientes han podido mover un brazo robótico o el cursor en la pantalla de un computador con solo pensarl en el movimiento.
Gracias a la financiación de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU, los científicos de Brown,  implantaron un electrodo, del tamaño de una aspirina para niños, en el cerebro de dos pacientes que habían padecido infartos en el tronco del encéfalo que los dejaron paralizados.
En la mayoría de los casos de parálisis, el cerebro puede funcionar normalmente, sin embargo no hay conexión entre el cerebro y los músculos del cuerpo, ocasionando que los pacientes queden  tetrapléjicos e incapaces de hablar.
Para conseguir que los pacientes controlen la mano robótica es necesario poner un microprocesador en la corteza motriz, donde el cerebro controla los movimientos para que escuche las señales que generan las células cerebrales cuando los pacientes pensaban acerca del movimiento del brazo.
Un computador reconoce la intención del paciente, la interpreta y envía mensajes de movimiento al brazo robótico. Un hombre de 66 años sometido a esta prueba, señaló que con solo imaginar que movía su propio brazo fue suficiente para hacer mover el brazo robótico.
Adicionalmente la señora que logró tomar café con la ayuda del  brazo robótico, el año pasado había tocado y tomado con dos brazos robóticos diferentes pelotas de esponja colocadas sobre una mesa.
La mujer de 58 años intentó coger los objetos con un brazo robótico elaborados por la compañía Deka, especialmente diseñados para amputados, no obstante, más del 50% de las veces que lo intentó no le dio resultado.
El otro brazo con el que la paciente trato de alcanzar objetos fue fabricado por el Centro Aeroespacial Alemán, donde la señora alcanzo éxito el 70% de las veces. «Al principio tenía que concentrarme y enfocarme en los músculos que usaría» explicó Cathy Hutchinson mediante conversaciones obtenidas a través de un computador.
Los especialistas de la Universidad Brown, la Escuela de Medicina de Harvard y otros institutos trabajaron en  la elaboración del chip y la computadora por más de una década. El fasinante invento se denomina BrainGate.
Para los expertos el avance más significativo fue lograr que el computador interpretara las señales que emitía el cerebro en cuanto a los movimientos.
Elaborado por: Natalia Bernal
Fuente: CanalRCN


Compartir