La contaminación afecta a los bebes desde el vientre de su madre.

Investigadores científicos de la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos, encontraron por primera vez correlación entre obesidad infantil y la exposición de la madre durante el embarazo a aire contaminado. Un estudio realizado durante ocho años  por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Columbia halló el doble de niños con obesidad entre madres que permanecieron en zonas altamente contaminadas con Hidrocarburos Policíclicos Aromáticos (PAH por sus siglas en inglés).

La contaminación afecta a los bebes desde el vientre de su madre.

La contaminación afecta a los bebes desde el vientre de su madre.


El estudio fue revelado en la revista American Journal of Epidemiology donde explican que los contaminantes PAH son emitidos por motores y máquinas que utilizan combustible carbón, diesel y algunos tipos de gasolina. De igual forma se estable que el humo del tabaco contiene los mismos contaminantes.
La investigación fue patrocinada por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos quienes fueron los primeros en señalar que altos grados de contaminación en el ambiente a los que son expuestos mujeres embarazadas pueden ocasionar mecanismos inflamatorios en los tejidos del feto en formación o posteriormente en el niño. El estudio controló el peso de los niños durante siete años.
En zonas rurales de Estados Unidos el porcentaje de niños con obesidad es de 17%, mientras que en barrios urbanos de ciudades muy pobladas este porcentaje asciende a 25%. No obstante, en la mayoría de los casos este fenómeno se le atribuye a que los niños de las ciudades grandes realizan poca actividad física. En este sentido este es el primer informe que concluye que la obesidad de los niños está relacionada al ambiente, especialmente cuando las madres estuvieron expuestas a contaminación durante el embarazo.
Según afirma el doctor Andrew G. Rundle, líder de la investigación y especialista en epidemiología en la Universidad de Columbia  “La obesidad es una enfermedad compleja con múltiples factores de riesgo. No es solamente el resultado de decisiones individuales, como la dieta o el ejercicio. Para mucha gente que no tiene los recursos suficientes como para comprar comida saludable o que no tiene tiempo suficiente como para hacer ejercicio, la exposición prenatal a aire contaminado se convierte en un factor adicional en contra, pues les hace mucho más susceptibles a desarrollar obesidad”
Elaborado por: Natalia Bernal
Fuente: EquilibrioMX


Compartir