.Blog

17

Sep

0

Cómo se puede utilizar la electricidad que sale del cuerpo humano.

Posteado роr NBernal on September 17, 2012 at 6:04 pm
aprovechar_electricidad_del_cuerpo_humano

A pesar de que captar la energía que produce el cuerpo humano sólo produzca mínimas cantidades de electricidad, los expertos consideran que esta tiene gran potencial para próximas aplicaciones.

Pensemos en ropa elaborada con materiales capaces de producir electricidad bien sea por el calor corporal o por el movimiento.

De eso se trata el trabajo del profesor Steve Beepy en su laboratorio de la Universidad de Southampton, en el sur de Inglaterra.

Cómo se puede utilizar la electricidad que sale del cuerpo humano.

Cómo se puede utilizar la electricidad que sale del cuerpo humano.

Un chaleco con este tipo de insumos puede recabar a través de sensores especiales, información acerca del que lo porta, y además realizar pruebas periódicas de la presión sanguínea y el chequeo de otros síntomas. Esta información puede ser trasmitida al doctor de cabecera vía inalámbrica.

“La idea con la recolección de energía es que normalmente la captas cuando haces algo o cuando ya tienes suficiente, la usas. Los dispositivos electrónicos vuelven a dormir y continuamos captando más energía para la próxima vez”.

Cuerpo eléctrico

Lograr que las prendas de vestir contesten al movimiento del cuerpo es la meta de algunos científicos.

“La ropa está diseñada para ser maleable y no resistirse al movimiento, y para obtener energía eléctrica hay que moverse”, explica Beeby.

“Sería mejor poner esto en tu zapato o calcetín, para aprovechar la fuerza que uno hace cuando camina”.

Otro mecanismo para obtener electricidad del cuerpo es sacando partido del fluido de sangre o del movimiento de los órganos internos.

Un ejemplo de esto son los marcapasos, pues emplean los latidos del corazón para alimentar los artefactos creados por el cardiólogo Paul Roberts, del University Hospital Southampton.

“Ocasionalmente ponemos nuestras manos en el corazón y es increíble cuán fuerte es cada latido. No podríamos apretarlo lo suficiente como para que parara de latir, y eso es en reposo”.

“Si alguien se levantara y corriera sería capaz de incrementar esta fortaleza incluso más”, señaló.

El marcapasos se coloca en el corazón y a su vez se pone un globo en dos de las cavidades del órgano, para que cuando se contraigan aprieten el globo moviendo un imán mediante una bovina produciendo energía.

Con ese método, Roberts y su grupo de trabajo han logrado producir el 17% de la energía que necesita el marcapasos.

Las baterías de un marcapasos deben ser cambiadas después de siete años a través de cirugía, de forma tal que un marcapasos cargado con el latido del corazón del que lo porta puede evitar los daños relacionados con una cirugía de corazón, además del costo.

Roberts admite que parece una paradoja que alguien con dificultades cardiacas utilice precisamente este órgano para cargar su aparato.

“La cantidad de energía que estamos sacando del corazón es menos de un 1%, así que incluso en alguien con un problema significativo en el corazón el porcentaje es tan pequeño que no pensamos que tenga ningún efecto apreciable en sus funciones”.

Aplicaciones militares

En la Universidad de Cranfield, en Inglaterra, expertos laboran en la creación de unos soportes para la rodilla para que los soldados puedan producir energía cuando corren o marchan, lo que hace que no sea necesario cargar varios paquetes de baterías.

“Me gustaría poner el aparato en la bota de un soldado y usar esa energía. Tienen que cargar muchísimas baterías con ellos así que es un gran incentivo el reducir la carga que llevan”, expresa Alice Daniels de la Universidad de Cranfield.

Los expertos también están utilizando aparatos piezoeléctricos para producir energía del vacilar de las mochilas que van a la espalda del soldado una vez están corriendo.

“La idea detrás de la recolección de energía es que tienes un sistema autónomo por lo que no tienes que pagar para cambiar baterías”, señala Daniels.

“Inicialmente el costo de la recolección de energía será mayor, pero a largo plazo la recompensa valdrá la pena”.

Ahorro energético en edificios

Saber los datos reales de los humanos, como la temperatura corporal, permite ahorrar altas cantidades de energía consumidas en edificios públicos, oficinas y escuelas.

“Los edificios usan enormes cantidades de energía para iluminarse, calentarse y usar el aire acondicionado, pero de una forma derrochadora y estúpida que no tiene muy en cuenta la actividad de la gente”, expresó el profesor Eric Yeatman del Imperial College, en Londres.

“Pero si todos llevaran sensores que controlaran su actividad, y si esto se transmitiera al entorno, podrías imaginar una situación en la que tu casa u oficina pudiera estar adaptándose constantemente de forma predictiva sin que se lo pidieran”.

El profesor Yeatman considera que esa tecnología puede reducir el grandísimo malgasto y ayudar a disminuir el consumo mundial de energía.

“Lo mejor es que tan sólo necesita microwatts de energía de tu cuerpo para ahorrar megawatts en el sistema”.

Fuente: BBC MUNDO

Elaborado por: Natalia Bernal.

Categoria:
Tags:

Comentarios.

Deseas realizar un Comentario?

*